Empresas | Vídeos | 15 JUL 2013

Windows 8.1: principales novedades

Microsoft ha puesto a disposición de todos, de manera gratuita, la versión Preview de Windows 8.1, una actualización importante de Windows 8 que será lanzada en otoño. Contamos en nuestro laboratorio de IDG con un equipo Surface Pro en el que hemos instalado dicha versión para poderos mostrar las novedades más importantes que traerá.
Windows 8.1: principales novedadesPlay

Alfonso Casas, @acasasIDG

 

La primera de ellas es de gran relevancia, pues es fruto de haber escuchado las demandas de los usuarios de Windows 8. Esta nueva versión, como ya todos sabrán, accede directamente al Hub de aplicaciones de Windows 8 al encender el ordenador, sin posibilidad de que el equipo se inicie en el habitual escritorio de Windows. Con la nueva versión Windows 8.1 se corrige este hecho, ofreciéndonos la posibilidad de elección. Para activarlo, accedemos al escritorio de Windows y mantenemos una pulsación larga sobre la barra de herramientas. Se nos despliegan varias opciones y accedemos a Propiedades. Entre las 4 pestañas que aparecen debemos acceder a la de Navegación. Aquí vemos la opción de “ir al escritorio en lugar de a inicio al iniciar sesión”. Una vez marcada, cuando reiniciemos el equipo, Windows irá directamente a nuestro escritorio.

 

Otra novedad es que aparece el icono de inicio de Windows. Si pulsamos sobre él, nos vuelve a llevar al Hub de aplicaciones. Sin embargo, si mantenemos una pulsación larga sobre el mismo, accedemos a una serie de funciones avanzadas, como la de programas y características, opciones de energía, o a la administración de dispositivos. Incluso podemos hacer una llamada al PowerShell de Windows, la tradicional línea de comandos del sistema operativo, función muy utilizada por los administradores de equipos.

La personalización de la interfaz también es mayor, así como el manejo de los LiveTitle o iconos de las aplicaciones, con posibilidad de agruparlos bajo un nombre común, cambiarlos de tamaño, o incluso ejecutarlos como administrador. Para darle nuestra apariencia deseada, movemos el dedo o ratón sobre la pantalla, desde el marco de la derecha hacia la izquierda y se nos despliegan varias opciones. Pulsamos sobre Configuración y Personalizar. Comprobamos como podemos cambiar el fondo y utilizar plantillas animadas así como modificar los colores. Incluso es posible emplear imágenes personales de nuestra biblioteca.

 

También tenemos la posibilidad de acceder a las funciones de la cámara sin desbloquear el equipo, como viene sucediendo con los teléfonos móviles. Cuando nos encontramos en la pantalla de bloqueo, realizamos un desplazamiento de arriba abajo y observamos que tenemos en pantalla la imagen de nuestra cámara. Podemos cambiar entre la frontal y la posterior, aplicar temporizador, así como variar la exposición. También podemos grabar alguna secuencia de vídeo.

 

Por último, una de las características que más me ha gustado de Windows 8.1. Microsoft ha dotado de nuevas funciones a SkyDrive, el sistema de almacenamiento en la nube. Para comprobarlas, accedemos de nuevo a Configuración y a Cambiar configuración de PC. Pulsamos entre las opciones de la izquierda sobre SkyDrive. Comprobamos que de un rápido vistazo podemos ver como se encuentra nuestro espacio de almacenamiento online asociado a nuestra cuenta SkyDrive. Dentro de archivos, podemos indicar que guarde los documentos de manera predeterminada. También podemos fijar el tamaño de las fotos, si queremos almacenar las originales. Y por último, el tipo de conexión (Wifi o 3G) que deseamos que utilice el equipo para realizar estas copias de seguridad. La última opción está relacionada con la configuración de sincronización y permite que tu escritorio de equipo de Windows 8 se replique en cualquiera de los equipos con los que trabajes, con el fin de que tengas los mismos ajustes y personalización. Aplica cualquier pequeño cambio relacionado con el fondo de pantalla en uno de ellos y verás los cambios en el resto de tus ordenadores.

 

Lo más sorprendente es que Microsoft va a permitir recuperar tu entorno de trabajo incluso si pierdes el ordenador o se te estropea. Basta con encender el nuevo equipo y marcar la opción de recuperar equipo en un hardware nuevo. En breves instantes, el sistema se iniciará y ofrecerá todo lo que tuvieras almacenado en la nube, en este caso, en Skydrive. Y lo más sorprendente, tan solo requiere del uso de tu cuenta de Outlook para la sincronización.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información