Movilidad | Vídeos | 18 NOV 2013

HTC One Max: Análisis

Hemos analizado el modelo de smartphone phablet de HTC , el One Max cuyo tamaño de pantalla asciende a las 5,9 pulgadas e incluye lector de huellas para desbloquear su pantalla. Os contamos nuestras impresiones y rendimiento encontrados.
HTC One MaxPlay

Alfonso Casas

 

Tenemos entre manos el One Max de HTC, un modelo de smartphone que sorprende por su tamaño Super XXL dentro de la categoría de móviles, con una pantalla que alcanza las 5,9 pulgadas. En líneas generales, es un tamaño un tanto incómodo para llevar a todas partes si lo utilizas para las tareas típicas de cualquier smartphone. No obstante, aquí radica su esencia, dado que para muchas otras funciones menos frecuentes, como pueda ser ver películas en cualquier parte, leer un libro, tomar notas, o editar un vídeo en su gran pantalla, resulta de lo más fascinante. Puede llegar a suplir el uso que hagas habitualmente de tu tableta de 7 pulgadas. 

 

Sus altavoces BoomSound con amplificadores integrados alcanzan niveles de audio muy altos sin llegar a distorsionar o a ofrecer sonidos enlatados, mientras que la visualización de los colores en su gran pantalla son de gran viveza, con una tonalidad muy apropiada que se asemeja muy mucho a la realidad.

El peso del One Max alcanza los 217 gramos frente a los 143 gramos del modelo One con pantalla de 4,7 pulgadas, o los 168 gramos del Galaxy Note 3, con lo que supera la barrera de peso considerada por muchos como límite soportable. Tampoco es de los más delgados, aunque su acabado curvado de la parte trasera, en material de aluminio, aplaca en parte la sensación de excesivo grosor. Al ubicarlo junto a un modelo con pantalla de 4 pulgadas las diferencias hablan por sí solas. La pantalla resuelve muy bien el marco en sus laterales, aprovechando los límites físicos de su diseño, pero en la parte superior e inferior frontal aparecen los altavoces que añaden un extra en centímetros. Mantiene los conectores de volumen y activación de pantalla en su lateral, mientras que en la parte posterior disponemos del lector de huellas dactilares para utilizar con su desbloqueo.

 

Nos gusta la posibilidad de poder acceder a su interior para reemplazar la batería de gran capacidad (3300 mAh), y especialmente la posibilidad de añadir una tarjeta microSD para ampliar su almacenamiento. Podemos manipular la microSIM y la tarjeta de memoria sin tener que apagar el teléfono.

 

El lector de huellas agiliza los accesos a la interfaz si eres de los que lo utiliza constantemente. Ha respondido bien durante nuestro período de pruebas, aunque es necesario echar una mirada rápida para posicionar el dedo en su lugar, además de tenerlo que poner recto y desplazarlo lentamente como los sistemas tradicionales de huellas, lo que impide que podamos desbloquear el móvil tan rápido como lo conseguido con el iPhone 5s, para el que basta con posicionar el dedo. Cuando nos ha resultado muy útil es al asociar una acción a cada dedo, de manera que podemos registrar tres dedos diferentes para diferentes aplicaciones. También podemos asociar uno de ellos al Modo Niños para tener cierta tranquilidad al dejar el One Max en manos de los más pequeños.

 

Su cámara principal es de 4 megapíxeles pero con la tecnología Ultrapíxel de los HTC One, mientras que la cámara frontal para videoconferencias es de 2,1 megapíxeles. Con ambas podemos desplegar el modo de doble captura. Conseguimos muy buenos resultados en exteriores, pero a decir verdad, esperábamos más en situaciones de baja luminosidad e incluso en sobreexposición. Podemos cambiar rápidamente la exposición y el contraste, manipular los valores ISO o ajustar la nitidez. Además, son innumerables los efectos que ofrece con los que poder jugar con la escena, incluyendo el ojo de pez

Impulsado por el procesador quad-core Snapdragon 600 de 1,7 Ghz y sus 2 GB de memoria RAM, se comporta rápido pero no entre los mejores. El índice de rendimiento obtenido con GeekBench 2 es de 2966 frente a los 4076 del Galaxy Note 3, los 3670 del Xperia Z1, o los 3221 del Galaxy S4. Sin embargo, la velocidad en la navegación Web mejora enteros manejando HTML5 y JavaScript, con un promedio de 956 milisegundos, una muy buena posición.

 

Su batería soportó nuestra prueba de reproducción de vídeo durante 7 horas y 25 minutos antes de agotarse, lo que refuerza la buena gestión que hace el terminal de su funcionamiento. Soporta además las tecnologías NFC y 4G para emparejar dispositivos y utilizar las conexiones de datos. También hay novedades en la conexión Wifi que ahora soporta 802.11 ac. Gracias a su conectores dedicados es posible añadir una funda tipo cover con batería adicional de 1.200 mAh para ofrecer un tiempo extra de uso.

 

Más allá de implementar el sistema operativo Android 4.3, la personalización con HTC Sense y BlinkFeed es otro gran extra del que rápidamente uno se acostumbra, aunque en otras plataformas pueda suplirse con aplicaciones similares.

 

Si lo que quieres es unificar en un mismo dispositivo las funciones de una pequeña tableta y la de un potente smartphone, aquí tienes un móvil que satisface estas necesidades. Por el contrario, debes estar dispuesto a cargar con todo un peso pesado dentro del mundo de la telefonía móvil.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información